sábado, 6 de septiembre de 2008

"Phantoms", de Joe Chapelle


FICHA ARTÍSTICA:

Título Original: "Phantoms"/ Dirección: Joe Chapelle/ Guión: Dean Koontz, basado en su novela/ Producción: Bob Weinstein, Harvey Weinstein y Dean Koontz/ Fotografía: Richard Clabaugh/ Montaje: Randy Bricker/ Música: David C. Williams/ Efectos Especiales: Larry Odien/ Reparto: Ben Affleck, Peter O'Toole, Rose McGowan, Joanna Going, Liev Schrieber, Nicky Katt, Clifton Powell, Rick Otto, Valerie Chow, Adam Nelson, John Hammil, John Scott Clough, Michael De Lorenzo. USA, 1998. Color. 92'

Esta peli tiene unas cuantas cosas a comentar, aunque lo cierto es que uno no sabe muy bien hasta qué punto vale la pena extenderse en ella, cuando en realidad ofrece más bien poquita cosa, como producto cinematográfico.

Para empezar, hay que situarla de lleno dentro de esa facción de la productora Miramax llamada Dimension Films, que se hizo de oro gracias a la saga "Scream" de Wes Craven y cuyo leit motiv era el género fantástico. A partir de aquel momento, fueron unas cuantas las producciones que se engendraron en ella, casi todas ellas caracterizadas por una vocación eminentemente juvenil y palomitera.

Lo curioso es que, en este caso, estamos hablando de la adaptación de una novela de Dean Koontz que en principio no parece encajar del todo en los parámetros de las tramas y desarrollos adolescentes. Al menos, la novela pretendía abarcar un público más amplio. Es de imaginar que a Koontz no le debió molestar en exceso tal circunstancia, puesto que participa de lleno en el filme, escribiendo el guión. La pasta es la pasta.

Otro de los puntos a destacar es el reparto, trufado de caras conocidas, sobretodo a día de hoy. Si hablamos de gente como Rose McGowan, Ben Affleck o Liev Schrieber, estaremos haciéndolo de presencias muy habituales dentro del cine americano del momento. Pero en el año 1998, al igual que ocurría con la mencionada saga "Scream", eran mucho más desconocidas. Y dichas pelis constituyeron todo un semillero para las nuevas figuras post-adolescentes. Si en las de Craven ahí estaban Courteney Cox, David Arquette o Neve Campbell, "Phantoms" no se queda atrás, a tenor de los nombres citados.


Con respecto al texto de Koontz, hallamos alguna variación sustancial, empezando por las edades de los personajes, convenientemente adaptadas a las necesidades de producción antes referidas. Así, mientras en la novela, el personaje de Rose McGowan era prácticamente una niña, aquí está mucho más crecida (de hecho, la actriz ya contaba con veinticinco años cuando la interpretó). Una cuestión importante, porque en el libro aparece alguna que otra referencia de índole sexual que, por supuesto, no convenía respetar en la peli de manera literal, de ahí la decisión de incrementar la edad del personaje. No está Hollywood (ni el mundo en general) para muchas gaitas con el tema de los abusos a menores.

La trama sí está perfectamente representada en el filme, con las dos hermanas que llegan a la pequeña población extrañamente desierta, para toparse con el horror de que los habitantes han sido cruentamente asesinados por una entidad desconocida y aparentemente muy poderosa. Con ayuda de un grupo de policías y soldados y el asesoramiento de un peculiar investigador (Peter O'Toole en el que, sin duda, es el personaje interpretado más a desgana de toda su carrera) intentarán esclarecer el origen de los acontecimientos y derrotar a su diabólico perpetrador.

Uno de los aspectos fundamentales a la hora de conseguir el buen acabado de una obra cinematográfica consiste en saber imprimirle el tono y el ritmo adecuados. Conseguir un equilibrio entre acción y atmósfera. De esta forma, mientras la novela de Koontz pecaba en algunos momentos de extenderse innecesariamente en ciertos pasajes, en la adaptación sucede todo lo contrario. Asistimos al devenir de la acción de una forma acelerada y tosca. Un momento especialmente importante de la narración, como es el principio, el limitadísimo Joe Chapelle lo malogra a base de sustos que no vienen a cuento, de diálogos idiotas y de toda la característica galería de guiños dirigidos al espectador con déficit de atención, rompiendo cualquier atisbo de clima tenso.

Y no es que el libro sea una obra maestra del género, pero sí que seguramente dentro de la extensa producción del autor norteamericano, se trata de una de sus obras más presentables. Sin embargo, casi ninguna de sus virtudes se traslada a la pantalla. Todo es de una rutina y un "ir a piñón fijo" que elimina cualquier posibilidad de facturar una película más o menos perdurable.


Otro de los apartados importantes del libro reside en el amplio abanico de efectismos terroríficos protagonizados por el Ser Maligno, en sus muy diversas manifestaciones. En ese sentido, la película opta por el camino fácil. Es decir, no mostrar gran cosa de una manera más o menos clara. Un tentáculo por aquí, un poco de viscosidad por allá y ya tenemos el expediente de los efectos cubierto. Finalmente, cuando no les queda más remedio que mostrar al Ente en toda su expresión, se limitan a enseñarnos un batiburrillo de no se sabe muy bien qué, sin forma definida y que al cabo de cinco minutos ni se recuerda.

Total, una nulidad de película. Por fortuna no se hace muy larga y si uno tiene el sentido del humor adecuado, puede reírse un rato contemplando los patéticos esfuerzos de Ben Affleck por mostrar alguna clase de emoción cuando sus rasgos faciales ni siquiera estaban afilados por la edad. La inexpresividad nunca ha estado mejor expresada en el cine americano desde Victor Mature.

3 comentarios:

Doña dijo...

Arrgh, yo fui una de las pocas personas (al menos en mi caso no pasábamos de 7 en la sala) que la fuimos a ver al cine. Lo confirmo: es pésima, aunque se pueden salvar los primeros veinte minutos, cuando las dos hermanas llegan al pueblo. Luego todo va cuesta bajo y de qué manera.

Destacable: la inexpresividad, inducida por un excesos de liftings, de Peter O'Toole, que ni siquiera podía sobreactuar de lo acartonado que estaba.

Salud

Igor Von Slaughterstein dijo...

Confieso ser otro de los que picó en el cine con "Phantoms" XD Aunque era muy sosa admito que me mantuvo entretenido durante el metraje.

Ni me acordaba de que era una adaptación del señor Dean. Un autor bastante interesante.

Saludos!!

saisicarlos dijo...

disculpa me parece que la pelicula cumple,cierto que tiene defectos,esgun se mire,pero no es una pelicula pretensiosa ni pretende serlo,es para entretenimiento,no es una mala peli,vos le estas buscando con tus criticas la quinta pata al gato,no te deve gustar el cine hollywoodense,no va a ser una obra de arte,cierto,pero la trama y el guion son interesantes,la idea esta buena,obvio que la peli esta cuidada para adaptarla mas comercialmente,y eso que,estoy cansado de las criticas modernas de cine intelectualoides que tiran abajo cualquier pelicula x no cumplir con los 10 requisitos de como deve ser una pelicula,claro,blade runner es una obra maestra de culto,grandes efectos,grandes actores,gran despliegue,musica de vanyelis,pero no entretiene a nadie,presta atencion al argumento te dicen,dejense de jorobar,es aburrida,no tiene ritmo,que obra de nada,me quedo con star wars,las criticas estan bien siempre y cuando se ubiquen al nivel que corresponde,que esperabas,se podia hacer algo mejor seguro,pero lo hecho no esta mal,si te molesta x no ser fiel al libro eso es otra historia