lunes, 1 de septiembre de 2008

"Untraceable", de Gregory Hoblit


FICHA ARTÍSTICA:

Título Original: "Untraceable"/ Dirección: Gregory Hoblit/ Guión: Robert Fyvolent, Mark Brinker y Alison Burnett/ Producción: Andy Cohen, Steven Pearl y Tom Rosenberg/ Fotografía: Anastas M. Michos/ Montaje: David Rosenbloom/ Música: Christopher Young/ Diseño de Producción: Paul Eads/ Reparto: Diane Lane, Bill Burke, Colin Hanks, Joseph Cross, Mary Beth Hurt, Daniel Liu, Perla Haney-Jardine, Peter Lewis, Chris Cousins, Brynn Baron. USA, 2008. Color. 100'

Tras foguearse en el medio televisivo a lo largo y ancho de la década de los ochenta gracias a series como "Canción triste de Hill Street", Gregory Hoblit se destapó como un cineasta a tener en cuenta gracias a aquella habilísima y notable intriga judicial que era "Las dos caras de la verdad", que también sirvió para poner en el mapa cinematográfico la figura de Edward Norton.

Después de esa potente irrupción, Hoblit nos ha ido dando muestras de una indudable corrección a base de productos caracterizados por un tratamiento visual moderno y muy apegado al presente (también en cuanto a temáticas) casi siempre bordeando los terrenos del thriller y el suspense más o menos sofisticados, en obras como "Fallen", "Frequency" o "Fracture". Sin embargo, en ninguna de esas obras ha llegado a igualar la factura conseguida en "Las dos caras de la verdad".

"Untraceable" es su última película hasta el momento y mucho me temo que sigue más o menos los mismos parámetros de corrección, pero sin mayor trascendencia. Es otro filme con clarísima vocación comercial, que sigue explorando temas rabiosamente actuales (en este caso los delitos perpetrados a través de Internet) con un tono formal que continúa bebiendo de las fuentes del característico thriller de los noventa, aquejado de los habituales rasgos videocliperos y un guión cuya principal preocupación es epatar a toda costa, sirviéndose de los elementos narrativos coyunturales y reconocibles, más que de contar algo consistente y perdurable.

Diane Lane, siempre tan agradable de ver, (aunque en este caso en un papel que clarísimamente se le queda pequeño), interpreta a una agente del FBI perteneciente a la división de delitos informáticos. Desde su posición observará la aparición de un asesino en serie que a través de una página web "no rastreable" (de ahí el título de la peli) mostrará con todo detalle los asesinatos que él mismo comete, siguiendo una peculiar metodología. La agente se irá implicando hasta verse ella misma afectada directamente por las fechorías del criminal.


Pues sí, la enésima historia de asesinos "juguetones" que se entretienen montando sofisticados sistemas que desafíen a la policía. En este caso, abordando la actualísima fiebre de internet a la hora de aprovechar las posibilidades que la Red ofrece a fin de perpetrar cualquier clase de comportamiento delictivo. Un modo fácil de implicar a un espectador necesariamente identificado, al mismo tiempo que de un modo superficial se explota el morbo de las masas, dentro del propio mecanismo de suspense que la trama nos propone. Un suspense resuelto a base de tópico tras tópico. Poco más vamos a encontrar aquí. Cuando en una peli brilla más el diseño de producción que el guión o los actores, mal asunto. Y ése es un mal endémico del cine de Hoblit.

De cualquier modo, "Untraceable" no engaña a nadie. Es una película entretenida, que cumple su función y que no va más allá, porque tampoco lo pretende. Es cierto que, como en casi todos estos productos elaborados más o menos en serie, abusa de alguna que otra trampa, amén de los deus ex machina siempre recurrentes para que todo se desarrolle por los cauces previsibles, sin que nada falle.

Si uno se lo ha pasado bien con filmes como "Copycat", "El coleccionista de amantes", etc. no tendrá problemas para sacarle el mismo provecho a ésta. Por pedir, se podría haber exigido un mayor nivel de complejidad y elaboración en el guión, aunque sólo sea por haber sido escrito a seis manos. Al menos a fin de compensar el talento de Diane Lane, que se merece algo más que un papel rutinario en una película más rutinaria todavía. En cuanto a Hoblit, como no empiece a arriesgar un poquillo más, va a terminar de echar por tierra todo el crédito acumulado al principio de su carrera.

2 comentarios:

Igor Von Slaughterstein dijo...

Me la ahorré porque me dijeron que era más bien tirando a mil veces vista, pero si dices que al menos entretiene quizás le eche un vistazo. Además, Diane Lane me gusta bastante.

Saludos!!

La abadía de Berzano dijo...

Un thriller más comercialote para ver una tarde aburrido, aunque solo sea por algún plano de involuntaria jocosidad, y es que el mensaje "internet es malo" sober el que se sustenta es para echarle de comer a parte.