sábado, 27 de diciembre de 2008

"Red", de Trygve Allister Deisen y Lucky McKee


FICHA ARTÍSTICA:

Título Original: "Red"/ Dirección: Trygve Allister Deisen y Lucky McKee/ Guión: Stephen Susco sobre la novela de Jack Ketchum/ Producción: Steve Blair, Norman Dreyfuss y T.A. Deisen/ Fotografía: Harald Gunaar Paalgard / Montaje: Jon Endre Mork/ Música: Soren Hyldgaard/ Dirección Artística: Danielle Clemenza/ Reparto: Brian Cox, Tom Sizemore, Noel Fisher, Kyle Gallner, Shiloh Fernández, Marcia Bennett, Lauren Birkell, Amanda Plummer, Robert Englund, Keith Buterbaugh, Kim Dickens, Jesse Hlubik, Ashley Lawrence. USA, 2008. COLOR. 93'

Un individuo de cierta edad se dispone a pasar una tarde agradable pescando en compañía de su fiel (y ya anciano) perro, hasta que un trío de indeseables jovenzuelos irrumpan para desencadenar el drama, matando al pobre chucho y sumiendo al hombre en un gran dolor que provocará su sed de justicia y de venganza.

En principio, un argumento así, sobretodo procediendo (como es el caso) de una novela escrita por el polémico Jack Ketchum ("La chica de al lado"), parecería proclive a dar lugar a una obra llena de violencia y sangre. Y sin embargo, lo que Allister Deisen y McKee (ignoro en qué medida es responsable cada uno del filme) plasman aquí es un tratamiento mucho más introspectivo y dramático de ese planteamiento, aún sin obviar momentos de tensión.

El personaje protagonista está interpretado por ese grandísimo actor que es Brian Cox. El típico caso de actorazo que cualquier día alguien "descubrirá" (el intérprete escocés lleva muchos años dando muestras de su talento, sin apenas reconocimiento a nivel masivo) y que aquí nos brinda otro soberbio trabajo, en esta interpretación que prácticamente sostiene toda la película, pese a la fugaz presencia de rostros tan conocidos como los de Tom Sizemore, Amanda Plummer o el inefable Robert Englund.


Como ha quedado dicho, el tratamiento de la historia resulta de una naturaleza casi más discursiva y antropológica, que imbuida de los clásicos esquemas del subgénero de las "venganzas". En este caso, asistimos al drama, a la impotencia y a la rabia que suscita un acto cobarde y gratuito, así como a las consecuencias de dicho acto, en la piel de quienes han tenido algo que ver en él, directa o indirectamente.

Como opción narrativa, no sólo es válida, sino que podría calificarse de valiente. Lamentablemente, sólo funciona a medias. Así, tras un inicio lleno de fuerza, aunque tal vez algo precipitado, el nudo narrativo adolece de cierta atonía. Mientras, el espectador asiste al devenir de los acontecimientos, sin saber del todo si está ante un filme de carácter humanista, o bien ante la enésima trama de personaje agraviado que se cobra una sanguinaria venganza por sus propios medios.

Una vez la primera opción es la que parece haberse impuesto definitivamente, nos encontramos casi de improviso con el desenlace de la historia, que de nuevo se revela aceptablemente narrado, pero que tras finalizar, nos deja esa sensación de producto no del todo definido y/o acabado. Que, aún poseyendo una innegable potencialidad, no termina de aprovechar todas sus posibilidades, a pesar de su tono realista y su correctamente conseguida transmisión de carga dramática.

Eso sí, aunque sólo sea por el factor Brian Cox, vale la pena el visionado de la película. Uno de esos trabajos que posiblemente pasarán sin pena ni gloria y que, sin ningún género de duda, sirve para engrandecer una trayectoria injustamente ignota.

2 comentarios:

La abadía de Berzano dijo...

Vaya, pues me habían hablado muy bien de ella y la verdad es que la premisa me llama bastante la atención. De todas formas, por lo que dices, parece que un vistazo al menos si se merece...

darkerr dijo...

De todos modos la veré, Lucky Mc Kee esta siendo de mis favoritos o al menos digno de atención.