jueves, 8 de mayo de 2008

"El Día de los Inocentes", de George Dugdale y Mark Ezra


FICHA TÉCNICA:

Título Original: "Slaughter High"/ Dirección y Guión: George Dugdale y Mark Ezra/ Producción: Stephen Minassian y Dick Randall/ Fotografía: Alan Pudney/ Montaje: Jim Connock/ Música: Harry Manfredini/ Efectos especiales: Peter Mackenzie Litten/ Reparto: Caroline Munro, Simon Scuddamore, Carmine Iannaccone, Donna Yeager, Gary Martin, Billy Hartman, Michael Saffran, John Segal, Kelly Baker, Sally Cross, Josephine Scandi. USA-Reino Unido. 1986. Color, 87'

No hay festividad sin slasher, ni slasher sin festividad. Del mismo modo que la noche de Halloween, la navidad o el día de la mala suerte yanqui (por cierto, la partitura de ésta también la firma Harry Manfredini) tienen sus correspondientes filmes de terror protagonizados por asesinos misteriosos, el día de los inocentes no podía quedar al margen. Y así surgió esta "Slaughter High" a mediados de los ochenta.

Con el reclamo indudable de Caroline Munro, Dugdale y Ezra desarrollan una trama más o menos tópica en el contexto de esta clase de productos, pero muy efectiva. La cosa va de venganza sangrienta pergeñada por el empollón de la clase, contra los que le gastaron una broma de nefastas consecuencias en la época del instituto. Nada nuevo bajo el sol, por tanto.

Pero lo cierto es que el planteamiento funciona y es muy fácil empatizar, más aún: simpatizar con el siniestro vengador, porque lo cierto es que se pasan tres pueblos con el pobrecillo. Y al contrario de lo que ocurre otras veces, en que el asesino es un ente ajeno y extraño al espectador, en este caso somos conscientes de todo por lo que ha tenido que pasar y casi nos ponemos de su parte, lo cual le da a la historia una dimensión no original por completo, pero sí algo alejada de lo más usual.


Es un error acercarse a esta "Slaughter High" pretendiendo asistir a una obra memorable, puesto que no lo es. Sin embargo, sí cumple más bien con el aspecto de la representatividad. Si hablamos de slashers académicos, éste lo es. Tan académico como digno.

Como puntos débiles podemos señalar principalmente un ritmo algo cansino, tras un inicio necesariamente alargado, a fin de plantear la base sobre la que se apoyará todo lo que ocurrirá después. Pero una vez eso ya ha sido mostrado, la película tarda demasiado "tomando carrerilla" para plasmar la sucesión de asesinatos. Tampoco las interpretaciones brillan por su calidad. Todos sabemos que Munro no es una actriz muy dotada (para la interpretación, me refiero) y aunque en estos casos no es un hándicap insalvable, sí que siempre se agradecen unas actuaciones cuanto más correctas mejor, que aquí no terminamos de encontrar. Los propios personajes tampoco son más que clichés nada memorables (el putón verbenero, el cachas, los fumetas...)

Por contra, la puesta en escena, así como la manera imaginativa de resolver las muertes, otorgan a la película un punto de indudable interés, que contrasta con las limitaciones antes apuntadas. Situándola, tal vez no en la primera división de los "slashers" ochenteros, pero sí en una honrosa segunda línea, junto a obras como "Siete mujeres atrapadas" o "El asesino de Rosemary", por citar las dos primeras que me vienen a la cabeza de una calidad similar.

Además, en este caso, también tenemos un final lo suficientemente atractivo y, pese a no ser el colmo de la originalidad, tampoco está exento de fuerza.

Y en el capítulo de las anécdotas, no puedo dejar de citar la que protagoniza en una secuencia de la peli un póster de "Mil gritos tiene la noche", o mejor dicho "Pieces", como se la conoce en los países de habla inglesa, que sin temor a equivocarme, es "culpa" del productor Dick Randall, que también lo era de la entrañable cinta de Juan Piquer.

Así, "El Día de los Inocentes" se nos muestra como un slasher muy aceptable, que sin duda hace las delicias de cualquier aficionado a esta variación del género terrorífico.

2 comentarios:

La abadía de Berzano dijo...

Me parece imperdonable que comentes una película en que sale la Munro y no pongas ni una misera foto de ella y su escultural cuerpo en primer plano. :P

La pelí la tengo pendiente, pero lo mismo la doy una oportunidad, aunque con lo poquito que me gusta este género y por lo que dices, me da que no me va a gustar.

Tyla dijo...

Imperdonable desliz, pardiez!