martes, 6 de mayo de 2008

"Lemming", de Dominik Moll


FICHA TÉCNICA:

Título Original: "Lemming"/ Dirección: Dominik Moll/ Guión: Gilles Marchand y D. Moll/ Producción: Michael Saint Jean/ Fotografía: Jean-Marc Fabre/ Montaje: Mike Fromentin/ Música: David Whitaker/ Efectos visuales: Nicolas Rey/ Reparto: Laurent Lucas, Charlotte Gainsbourg, Andre Dussollier, Charlotte Rampling, Jacques Bonnaffé, Véronique Affholder, Michel Cassagne, Florence Desille. Francia. 2005. Color, 124'

Hace algunos años, Dominik Moll se reveló como una especie de Hitchcock moderno, gracias a su excelente "Harry, un amigo que os quiere", en la cual nuestro Sergi López conseguía una de sus interpretaciones más brillantes, ejerciendo de terrible psicópata que se infiltraba en la vida de un matrimonio. Ahora, después de ver "Lemming", la siguiente película del cineasta alemán afincado en Francia, estrenada hace tres años, se han reafirmado las buenas sensaciones.

Es ésta una película sobria, sugerente e inquietante. Auténtica pesadilla urbana, en la que, al igual que en su anterior trabajo, Moll se las ingenia para introducir de forma sutil y elegante elementos perturbadores en mitad de la aparente normalidad.

Aquí no encontramos grandes golpes de efecto, ni sustos o sobresaltos más o menos gratuitos. En "Lemming" lo que asusta e inquieta son las reacciones de los personajes. El modo en que sus relaciones se enturbian, hasta llegar un momento en que nada parece tener sentido.

Todo empieza con una invitación a cenar por parte del protagonista (interpretado por Laurent Lucas, que repite con el director) a su jefe y a la mujer de éste. A partir de esa situación, inocente y cotidiana a más no poder, se desencadenan toda la serie de acontecimientos que darán lugar a esa especie de mal sueño a plena luz del día. Acontecimientos que resultan más aterradores por sus implicaciones, que por su propia apariencia: hallazgos de animales extraños, llamadas telefónicas a las que contesta alguien que no debería estar allí, situaciones comprometedoras de las que no se sabe cómo salir...


La película posee un ritmo pausado, con muchos silencios. Y reposa gran parte de su efectividad en las interpretaciones de los actores. Básicas en una historia así. Laurent Lucas cumple perfectamente con su papel de marido desorientado, que se ve arrastrado por las circunstancias. Y especialmente brillante está Charlotte Gainsburg (pareja de Gael García Bernal en "La ciencia del sueño") en su versátil composición de joven esposa de Lucas, tan pronto dulce y tranquila, como seductora e inquietante. Lo mismo puede decirse de la siempre efectiva Charlotte Rampling, aquí hierática y hermética.

Es posible que en el tramo final la narración cobre visos en exceso "desmadrados", rompiendo con la verosimilitud. Paradójicamente, esos momentos en los que aparecen asomos de lo sobrenatural, dan la sensación de restarle fuerza a la trama. Pero en todo caso, existen los suficientes elementos de interés como para que, una vez acabado el filme, queden abiertos una serie de interrogantes de esos que siempre gusta dar vueltas en la cabeza. Asimismo, a pesar de su generosa duración (el metraje del filme supera las dos horas), no hay ni un sólo bache, ni el interés decae en ningún momento.

La referencia a Hitchcock no es gratuita, porque si por algo se caracterizan las historias de Moll, es por servirse de personajes normales y corrientes, vulgares incluso, para sumergirlos en esas tramas pesadillescas que tienen lugar en ámbitos y escenarios perfectamente reconocibles. Para que el espectador piense: "joder, esto me podría pasar a mí". Pero a la del Maestro del Suspense, también podrían añadírsele otra serie de exquisitas influencias, como las de Lynch o Buñuel ya que, sobretodo en su parte final y como ha quedado apuntado, hallamos incluso algunos puntos de surrealismo.


Así pues, aún sin llegar a conseguir la misma factura que poseía su anterior obra, encontramos en "Lemming" otro notable trabajo de Dominik Moll. Cineasta que, por lo visto, se toma su tiempo entre película y película, pero que al menos por ahora, ha demostrado que la espera vale la pena.

2 comentarios:

Canario Negro dijo...

Pues no conocía yo esta peli, pero como la de Harry me gustó mucho voy a poner remedio ahora mismo. Cuando la vea contrastamos opiniones

Tyla dijo...

Ok. Si te gustó la otra, yo creo que ésta también lo hará. ;)