martes, 20 de mayo de 2008

"La Condesa Drácula", de Peter Sasdy


FICHA ARTÍSTICA:

Título Original: "Countess Dracula"/ Dirección: Peter Sasdy/ Guión: Alexander Paal y Jeremy Paul/ Producción: Alexander Paal/ Fotografía: Kenneth Talbot/ Montaje: Henry Richardson/ Música: Harry Robertson/ Efectos Especiales: Bert Luxford/ Reparto: Ingrid Pitt, Nigel Green, Sandor Elés, Maurice Denham, Patience Collier, Peter Jeffrey, Lesley Anne Down, Leon Lissek, Jessie Evans, Andrea Lawrence, Susan Brodrick, Ian Trigger. Reino Unido. 1971. COLOR, 89'

Oportunista y comercial título para una de las obras más apañadas de Peter Sasdy. Cineasta de origen húngaro, conocido por sus numerosas aportaciones al género terrorífico facturado en Gran Bretaña, tanto en cine como en televisión, cuyos resultados (eso sí) casi siempre fluctúan entre lo funcional y lo mediocre.

En este caso sin embargo, hay que reconocer que, dentro de su modestia, consiguió un filme entretenido y con un acabado más que aceptable. En primer lugar, por la agradabilísima presencia de Ingrid Pitt. Una actriz cuyo talento interpretativo no resulta especialmente remarcable, pero que sin embargo aporta al personaje toda su espléndida belleza, de igual modo a como sucedía en la inmediatamente anterior "Las amantes del vampiro", de Roy Ward Baker. En realidad, el personaje de la Condesa Bathory es lo suficientemente potente y atractivo como para que las habilidades interpretativas queden eclipsadas, sin consecuencias demasiado graves.

También tenemos, como en toda producción de la Hammer que se precie, una ambientación estupenda, con bonitos decorados y unos exteriores asimismo llenos de fuerza, que se aprecia sobretodo en secuencias como las de la fortificación donde habita la Condesa, vista por la noche. Lo mismo puede decirse de las típicas tabernas y callejuelas, con todos esos extras feos y mugrientos, debidamente repartidos, aportando el necesario y atractivo colorido que se requiere en estos casos.


Otro de los aspectos que más brilla es la buena caracterización de los personajes, cada uno cumpliendo su función a las mil maravillas, dentro del contexto argumental. Un argumento sobradamente conocido, el de la Condesa Bathory y sus peculiares "tratamientos de belleza" a base de sangre de jóvenes vírgenes. Trama que, en el fondo, conlleva aspectos de índole filosófica indudable, en el sentido de cuestionar qué está uno dispuesto a hacer para conservar la juventud y la belleza. Seguramente es otro de los puntos que otorgan a la historia un gran interés.

El filme no es pródigo en sanguinolencia ni efectismos, pero cuando aparecen, lo hacen con muy buena apariencia. Asimismo, encontramos algún que otro plano de hermosa factura, como la primera aparición de Ingrid Pitt tras su primera "dosis" de sangre, emergiendo desde la oscuridad (la fealdad) hacia la claridad diurna (la belleza), a lomos de un caballo.

Todo ello sin olvidar el característico humor (grueso, en algunas ocasiones) y la pertinente ración de carne femenina, otro de los rasgos habituales, tanto de la Hammer, como del propio terror europeo a lo largo de la década de los setenta. En esa línea, sería un olvido imperdonable no destacar la presencia en un papel secundario de Lesley Anne Down, con esos ojos que poseen el mismo grado de belleza y magnetismo que los de una Lauren Bacall o una Gene Tierney.

En resumen, podemos otorgar a "La Condesa Drácula" una buena nota, dentro de su indudable modestia. Hasta el punto de que, sin ser uno de los productos más granados de la popular factoría británica, sí constituye una obra eficaz y perfectamente disfrutable, tanto para los amantes de ese tipo de cine, como de la propia literatura clásica del género.

7 comentarios:

La abadía de Berzano dijo...

Tendre que revisionarla, pues ya eres la segunda persona en poco tiempo que habla bien de ella, y sin embargo yo la recuerdo como un bodriete. Por cierto, según leí en una entrevista, este proyecto fue ofrecido por Jorge Grau a la Hammer, estos dijeron que no les interesaba, y seguidamente se apropiaron de la idea para hacer esta película. Grau por su parte rodaría en España sobre los mismos hechos, pero con diferentes intenciones, "Ceremonia sangrienta".

Tyla dijo...

Hombre, si me das a elegir entre ésta y "Ceremonia Sangrienta", me quedo con la de Jorge Grau. Y con bastante diferencia.

Ahora bien, como comento en la reseña, la de Sasdy hace de la modestia su mejor virtud. Tampoco hay que exigirle mucho más. Es digna y correcta.

Quimerico Inquilino dijo...

Impecables como siempre tus comentarios. Estoy de acuerdo en que no es una gran película pero si todavía muy disfrutable hoy dia.
Y además está la Pitt... ummmmhhh!
Un saludo

darkerr dijo...

Hola, he encontrado tu blog y me ha encantado, las peliculas que comentas son muy interesantes. Esta particularmente me agrada, como bien dices, es muy correcta y suficientemente entretenida, y las actuaciones resultan mas que satisfactorias, sobretodo Ingrid Pitt, gran belleza. Vendré por aqui mas a menudo. Saludos¡¡¡

Tyla dijo...

Gracias a los dos.

Sobre Ingrid Pitt, buf!! ¿Qué decir? Todavía recuerdo la primera vez que vi "Las amantes del vampiro". Seguramente una de las pelis que más "a tono" me ha puesto, aún sin ser específicamente erótica o porno.

La abadía de Berzano dijo...

Si, en esa película aparte de como esta ella de tremenda, tiene como aliciente la carga sexual de su arguemnto. Pero si me tengo que quedar con una imagen de ella, prefiero la que siempre se suele reproducir de su trabajo en "The House That Dripped Bloo", con un tremendo escote y mostrando sus colmillos de vampiresa:

http://www.einsiders.com/features/interviews/images/Ingrid1.jpg

Igor Von Slaughterstein dijo...

Una peli que si que ha sido denostada por muchos, cosa que no entiendo. Como película de vampiros desde luego no habría que juzgarla -a pesar del título-, pero como vodevil sangriento de intrigas palaciegas, lo cierto es que resulta altamente recomendable.

Y sí, Ingrid Pitt está inmensa.

Saludos!!