jueves, 22 de mayo de 2008

"Sangre en la noche", de Jesús Franco


FICHA ARTÍSTICA:

Título Original: "Les Cauchemars Naissent La Nuit"/ Dirección: Jesús Franco/ Guión: Stephen G. Horatio y J. Franco/ Producción: Robert de Nesle y Karl Heinz Mannchen/ Fotografía: José Climent/ Música: Bruno Nicolai/ Reparto: Diana Lorys, Paul Muller, Jack Taylor, Colette Giacobine, Andrés Monales y Soledad Miranda. Bélgica-Lienchestein. 1970. COLOR, 81'

He aquí uno de los múltiples subproductos de Franco, elaborado en una época en que ya parecía haber abandonado definitivamente el buen tono de sus primeras películas, para centrarse casi exclusivamente en mostrar encantos femeninos, disfrazados tras (por lo general) risibles tramas de terror y/o suspense.

Aquí, una mujer (Diana Lorys) sufre tormentosas pesadillas, en las que aparecen misteriosos personajes, de las cuales despierta desorientada y presa del miedo. Dicha mujer convive con otra a la que ha conocido durante un espectáculo erótico y es asistida por un médico que en realidad está compinchado con la otra y cuyas intenciones no son precisamente "saludables".

En una primera lectura (de hecho, tampoco es que la cosa ésta admita muchas más) destaca la apariencia de fotonovela erótica que irradia el filme, de aquéllas que tan en boga estaban en los años setenta. Ello se advierte aquí tanto por el aspecto de la fotografía, como por la omnipresencia de la voz en off de la protagonista, ejerciendo de narradora. En ese sentido, casi diríase que las imágenes son un soporte secundario a dicha narración, cuando por lógica en cine debería ser al revés.


En todo caso, ello permite al director mostrar generosamente los hermosos cuerpos de las féminas intérpretes, en toda clase de situaciones y sin apenas continuidad dramática. La trama se presenta como una mera excusa, que acompañada de la patente falta de medios, proporciona la permanente sensación de estar ante una auténtica chorrada intrascendente. Sensación agravada por el repentino y cochambroso añadido de personajes que aparecen de repente en medio de la acción, sin venir a cuento de nada.

La resolución de la minúscula trama también posee el carácter apresurado y facilón que cabe esperar, atendiendo a elementos como la hipnosis (como factor explicativo resultón donde los haya) y un desenlace que parece llegar inopinadamente más por exigencias de presupuesto o por el hecho de haber cubierto la extensión mínima necesaria en cuanto a duración, que por las propias necesidades de la historia.

Como no todo tiene por qué ser negativo, resulta atractiva la utilización que hace Franco de la música de Bruno Nicolai como acompañamiento de algunas de las secuencias con ausencia de diálogos. Y por supuesto, la belleza de las actrices, que al menos alegran la vista.


De todas formas, si uno se quiere recrear pero al mismo tiempo exige un mínimo de intencionalidad narrativa, lo mejor que puede hacer es huir de obras como ésta y acudir a otras de rasgos similares, como "Las vampiras", que tampoco son nada del otro jueves, pero que al menos presentan un mínimo de apariencia cinematográfica y le hacen a uno sentirse espectador de cine más que ojeador de revistas subidas de tono.

4 comentarios:

La abadía de Berzano dijo...

Pues más o menos dada la época de rodaje, me esperaba esto de la película. Pero que quieres que te diga, la presencía de Diana Lorys es un atractivo demasiado fuerte para un servidor, así que lo mismo la doy una ojeada... aunque esta más que claro que este es uno de esos títulos que puedes ver mientras estas limpiando la casa o chateando por el ordenador.

Tyla dijo...

O viendo la Champions, como estaba yo anoche mientras la veía. Con un ojo en Diana Lorys y el otro en Christiano Ronaldo. :)

La abadía de Berzano dijo...

Eso es que serás bi... :P

Tyla dijo...

¿Bizco? Pues sí. Un poco.