lunes, 4 de agosto de 2008

"Asfixia", de Brian Avenet-Bradley


FICHA ARTÍSTICA:

Título Original: "Ghost of the Needle"/ Dirección y Guión: Brian Avenet-Bradley/ Producción: Lawrence Avenet-Bradley/ Fotografía: Lawrence Avenet-Bradley/ Montaje: Brian A.B/ Música: Mark Lee Fletcher/ Efectos Visuales: Sara Paul/ Reparto: Brian Avenet-Bradley, Cheri Christian, Greg Thompson, Leigh Hill, Kevin Bartolomucci, Frank Warlick, Jack Harkleroad, Carrie L. Walrond, Barnes Walker III, Hunter Hale. USA. 2003. Color. 84'

Empezaré la reseña aludiendo a un aspecto indudablemente poco importante. Pero es que tampoco la obra merece un comentario demasiado extenso, ni "sesudo". Ahí va: por una vez y sin que sirva de precedente, el título en español me parece bastante más inspirado que el original en inglés. Aunque, en honor a la verdad, después de verla, creo que esta película debería llamarse "Jacob, retrato de un asesino estresado". Sería lo más acertado, a tenor de lo que cuenta.

Filme dirigido en el 2003 por Brian Avenet-Bradley, quien también lo protagoniza, escribe y monta, lo cual le convierte en todo un Juan Palomo, al más puro estilo Steven Soderbergh o Robert Rodríguez. Ya quisiera él. En realidad, se trata de un cineasta que, al menos por ahora, demuestra mucho entusiasmo pero limitado talento.

En "Asfixia" encontramos a un fotógrafo que para sus creaciones se sirve de jovencitas a las que engaña para atraerlas a su estudio y una vez allí las asesina inyectándoles un compuesto mortal. Una vez hecho eso, las fotografía y compone su obra, tan peculiar como siniestra. Un buen día (malo para él) se encontrará con la horma de su zapato, cuando una de las potenciales víctimas se resiste más de la cuenta, lo cual conllevará poner en riesgo la carrera criminal del psicópata.


Uno de los rasgos principales que enseguida llama la atención en la peli es su evidente limitación presupuestaria. Todo en el filme se advierte amateur y presenta una factura de cortometraje alargado. Sin embargo, a diferencia de muchos cortometrajes, donde las limitaciones económicas se suplen con habilidades artísticas, aquí ni siquiera los actores o la puesta en escena pasan de justitos. Del mismo modo, la pretendida atmósfera sórdida del escenario principal (el estudio del asesino, situado en un enorme sótano) tampoco contagia excesiva inquietud, ni muestra signos de credibilidad, como sí ocurría con la mucho más lograda "cutrez" de maravillas como "Henry, retrato de un asesino", por citar la obra insignia de esta clase de productos.

Por otro lado, también hay fallos de guión, de montaje y en los planos de continuidad, siendo alguno de ellos francamente chapucero. Con lo que, de toda la cantidad de actividades que despliega Avenet como creador, pienso que en ninguna consigue siquiera el aprobado. Empezando por su nula capacidad como actor (no puede ser tan difícil para un director ser consciente de las propias limitaciones interpretativas) y terminando por su diseño del filme, cuyo tramo final acaba siendo involuntariamente cómico, con el sótano donde desarrolla su "actividad" convertido en una especie de camarote de los Hermanos Marx, repleto de muertos (unos más que otros), perseguidores, testigos incómodos... Un auténtico festival del despropósito.

Así pues, ¿nada salvable podemos destacar? Pues bueno, justo es reconocer que el punto de partida y el mismo concepto de la peli no están del todo mal. El hecho de ver a un psicópata convertido en víctima de sus propios miedos, no deja de tener cierta originalidad. Lástima que la capacidad de Avenet no sea lo suficientemente grande como para desarrollar todas las posibilidades.

4 comentarios:

La abadía de Berzano dijo...

Y yo que pensaba que esta película era un remake de "The Asphix", una inglesa de los setenta que es una maravilla... :(

Tyla dijo...

Que yo sepa, no tiene nada que ver. La de los setenta no la he visto, aunque la conozco de oídas. A ver si la pillo.

Cinéfilo7 dijo...

pinta bien, resulta inquietante.
nos vemos.

La abadía de Berzano dijo...

Pues miratela cuando puedas, Tyla, que esta muy pero que muy interesante.

Es que pense que era la misma, porque como el título es idéntico (al menos el español) y la carátula muy parecida... pues claro, yo ya lo daba por hecho...