jueves, 14 de agosto de 2008

"Luna maldita", de Eric Red


FICHA ARTÍSTICA:

Título Original: "Bad Moon"/ Dirección y Guión: Eric Red, sobre la novela "Thor", de Wayne Smith/ Producción: James G. Robinson/ Fotografía: Jan Kiesser/ Montaje: Carroll Timothy O'Meara/ Música: Daniel Licht/ Efectos Especiales: Gary Minielli/ Reparto: Mariel Hemingway, Michael Paré, Mason Gamble, Ken Pogue, Hrothgar Mathews, Johanna Lebowitz, Gavin Buhr, Julia Montgomery Brown. USA, 1996. Color. 76'

Cuando uno se sienta a ver una peli de hombres lobo, tiende a mostrarse razonablemente indulgente, a causa de la escasa cantidad de obras sobre este tema que existen. Al menos, obras que merezcan ser destacadas. Lamentablemente, el filme dirigido en 1996 por Eric Red, poco o nada aporta a dicha serie de películas. Es más, una vez vista, la sensación es tan pobre, que da para preguntarse si valía la pena que un producto asi llegase a estrenarse comercialmente. Porque tiene toda la factura de un telefilme. Y de los mediocres.

El primer signo que habla de las limitaciones de "Luna maldita", al menos sobre el papel, es la utilización de dos "viejas glorias" como Mariel Hemingway y Michael Paré, para sus papeles principales. Dos intérpretes que en tiempos pretéritos tuvieron sus correspondientes minutos de fama, pero que a mediados de los noventa ya estaban en completo declive. En todo caso, es algo que si la película hubiese tenido la suficiente calidad, tampoco hubiese representado mayor problema.

Lamentablemente, esta historia acerca de un hombre (Paré) que, tras ser atacado y desposeído de su novia por una bestia sanguinaria, se va a vivir con su hermana (Hemingway) y su sobrino, tratando de ocultar su recién adquirida condición de licántropo, no consigue el mínimo exigible para constituir una obra digna de mención.


Entre otras cosas, por un átono pulso narrativo, repleto de diálogos interminables y sin ningún interés, una dirección igualmente plana de Eric Red, (cineasta que nunca ha conseguido apartarse de los discretos senderos de la serie B más gris), amén de una más que discutible utilización del mito licantrópico. Y es que, si por algo se caracterizan los hombres lobo, al menos desde su vertiente seria, es por ser engendros sedientos de sangre y destrucción. Entes salvajes que no atienden a razones ni órdenes. En cambio, este licántropo de "Luna maldita" es exasperantemente pasivo. Prácticamente se limita a enseñar los dientes y a gruñir un poco, dando en todo momento la sensación de ser bastante dueño de sus actos. Una pena, porque el diseño de la criatura no es nada desdeñable. Al menos en eso, la peli es digna.

Pero para colmo de males, también tenemos a un perro "normal". Un pastor alemán doméstico, que cobra inusitado protagonismo en un momento dado y que acaba proyectando la imagen de que uno se halla ante una de hombres lobos de Walt Disney, sobretodo cuando el chucho se junta con el hombre lobo (ambos comparten diversas escenas). Da toda la sensación de que en cualquier momento se van a poner a cantar los dos una de esas horrorosas canciones de "El Rey León", o algo similar.

En suma, demasiados despropósitos juntos para un filme que tan sólo cobra relativo interés en los quince últimos minutos, gracias a un desenlace dotado del vigor que falta en la hora y pico restante, tan sólo salvable por un par de secuencias aceptablemente sanguinolentas. Lo cual constituye un ínfimo bagaje y para nada justifica el visionado completo de la peli. Así pues, un título muy menor que, de forma totalmente merecida, permanece en el más oscuro olvido, pese a tratarse de una obra relativamente reciente.

1 comentario:

darkerr dijo...

Yo la vi por curiosidad, y diria que me entretuvo pero sin entusiasmarme. El hombre lobo esta muy bien, pero el niño y el perro le hacen mucho daño a la pelicula. Eso y la direccion sin inspiracion, lo peor de todo.