domingo, 10 de agosto de 2008

"She Killed In Ecstasy", de Jesús Franco


FICHA ARTÍSTICA:

Título Original: "Sie Tötete in Ekstase"/ Dirección y Guión: Jesús Franco/ Producción: Artur Brauner y Arturo Marcos/ Fotografía: Manuel Merino/ Montaje: Clarissa Ambach/ Música: Bruno Nicolai/ Reparto: Soledad Miranda, Fred Williams, Howard Vernon, Ewa Strömberg, Paul Muller, Horst Tappert, Beni Cardoso, Jesús Franco, Rudolf Hertzog, Karl Heinz Mannchen, Germán Robles. España-Alemania, 1971. Color. 77'

Así, con un título como de canción pop psicodélica con letra subida de tono, nos presentaba en el año 71 el inefable Jess Franco la enésima variación sobre su trilladísima fijación con los mad doctors y las venganzas aderezadas con bellas señoritas. Para la ocasión, utilizaba a Soledad Miranda, una de sus actrices fetiche, como implacable mano (amén de otras partes del cuerpo) ejecutora. Una Soledad Miranda a la que uno imagina en los descansos del rodaje tratando de recordar qué película estaba interpretando en ese momento, dado que venía de hacer seis o siete del mismo estilo en apenas unos meses.

La trama no puede ser más simple. Una joven pareja formada por un guapetón investigador y su chica (Miranda) son despreciados por una cohorte de médicos más veteranos que no aprueban los métodos de investigación del primero, por aquello de utilizar embriones humanos para experimentar. Dicho rechazo provocará en el joven una crisis de ansiedad que terminará con su vida y que propiciará la pertinente venganza de su novia.

El filme presenta una factura aceptable, dentro del pobre y limitado acabado cinematográfico habitual de las obras del director. Por lo menos hay un cierto interés por cuidar (dentro de lo que cabe, que tampoco es mucho) la puesta en escena y los aspectos visuales.

La actriz protagonista ejerce de mantis religiosa con sus limitaciones interpretativas adecuadamente compensadas por su arrebatadora belleza. Así, seduce y mata a sus víctimas (hombres y mujeres, sin distinción) de manera fría y mecánica, conduciendo la trama, igualmente rutinaria, hasta su previsible desenlace. Víctimas que tienen las caras de otros intérpretes habituales de películas del cineasta, como Howard Vernon, Ewa Strömberg, Paul Muller, etc.


Seguramente lo mejor que se puede decir de "She Killed In Ecstasy" es que no es de esos filmes de Franco que provocan vergüenza ajena, por su falta de ídem. Si uno no le hace ascos a la serie z y a la caspa más o menos presentable, puede llegar a pasar un rato entretenido. Eso sí, lejísimos quedan ya las mucho más potentes cinematográficamente "Miss Muerte" o "Gritos en la noche". Estamos en plena etapa lisérgico-destapista de Franco, de la cual esta película es una de las muestras menos lamentables.

Sin embargo, no faltan evidencias de torpeza, como la absurda utilización de la partitura de Bruno Nicolai en momentos que no vienen a cuento, introduciendo los ritmos bailables y machacones de la misma en secuencias teóricamente dramáticas, o que pretenden transmitir tensión.

Asimismo, igual de forzados se muestran algunos planos, que persiguen una intencionalidad estilística exagerada, ya sea a base de escenarios naturales, o directamente, desnudos femeninos que parecen filmados más por un fotógrafo de modelos que por un director de cine que persiga contar una historia. En todo caso, los tics habituales del Tito Jess cuando le brota la vena salidorra.

Total, que no encontraremos en esta coproducción hispano-alemana nada nuevo ni distintivo, sobre otras muchas obras del director madrileño. Ni en cuanto a aspectos argumentales, ni sobre el modo de plasmar dichos argumentos en la pantalla. Claro, que viendo el ínfimo nivel de muchas de las películas que realizó en aquellos años, es posible que ésta sea de las pocas que se salven de la quema, aunque tan sólo sea a título descriptivo del estilo de este señor.

1 comentario:

La abadía de Berzano dijo...

Bastante de acuerdo con tu opinión. Una película que para cualquiera que se acerque sin ninguna referencía de la obra de Franco puede echarle para atrás, pero para quien tenga cierto bagaje en la misma, puede resultarle incluso potable teniendo en cuenta otros títulos pergeñados por el madrileño en aquellas fechas... ;)