jueves, 19 de junio de 2008

"La semana del asesino", de Eloy de la Iglesia


FICHA ARTÍSTICA:

Título Original: "La semana del asesino"/ Dirección: Eloy de la Iglesia/ Guión: Antonio Fos y E. De la Iglesia/ Producción: Vicente Parra y José Truchado/ Fotografía: Raúl Artigot/ Montaje: José Luis Matesanz/ Música: Fernando García Morcillo/ Efectos Especiales: Baquero/ Reparto: Vicente Parra, Emma Cohen, Eusebio Poncela, Vicky Lagos, Lola Herrera, Ángel Blanco, Charly Bravo, Manuel Calvo, Antonio Corencia, Fernando Sánchez-Polack, Ismael Merlo. España. 1972. Color. 92'

Seguramente no es la película por la que más se recordará al cineasta vasco, pero sí es una de las más interesantes de su primera etapa. Etapa que, a la postre, a mí también es la que más me interesa. "La semana del asesino" es la particular crónica de un asesino en serie, pero contada de un modo bastante alejado de los patrones más habituales que presentan este tipo de historias.

Con un naturalismo que podría emparentarla a "Henry, retrato de un asesino", asistimos al transcurso de esos siete días en la vida de un individuo solitario y gris (Vicente Parra, con el aspecto de una especie de Javier Bardem primigenio) que de repente se ve arrastrado por una marea de asesinatos, de la manera más impremeditada pero a la vez podría decirse que irremediable.

A diferencia del referido filme de John McNaughton, este asesino en serie no actúa de un modo frío y compulsivo, ni como por diversión. Más bien son las circunstancias (bastante desgraciadas) las que le llevan a hacer lo que hace. Eso sí, durante los siete días que dura su criminal trayectoria, le vemos transformarse de algún modo en alguien distinto. Su primer asesinato, casi accidental, da paso a otros más, que son en parte fruto de la casualidad y en parte mecanismos de autodefensa.

En cualquier caso, "La semana del asesino" no se inscribe en los parámetros del fantaterror, a pesar de estar hecha en la época dorada de aquel movimiento. Más bien se trata de una crónica negra en primera persona, pero absolutamente revestida del estilo consistente y reconocible de su director.


En ese sentido, la incomodidad con que el protagonista se desenvuelve, el fatalismo y el vacío que le persiguen, casi podría decirse que son la cristalización de una homosexualidad latente y reprimida. Ahí está el personaje de Eusebio Poncela, mucho más feliz y cómodo con su existencia, puesto que tiene su condición perfectamente asumida. Por supuesto, todo ello está mucho más sugerido que plasmado (la peli es del año 72).

Los asesinatos están contados de un modo seco y verosímil, equilibradamente explícitos. Y la narración, separando la trama por días (los siete días que abarcan la semana en cuestión) otorga una atmósfera ciertamente claustrofóbica y opresiva. Lo mismo que alguno de los aspectos narrativos, como esa utilización de los olores en la (paupérrima y sórdida) vivienda del criminal, o la fábrica en la que trabaja, tratando con materias cárnicas.

Una vez más, el punto de vista de Eloy de la Iglesia es lo suficientemente ambiguo como para despertar toda clase de conjeturas. ¿Pretende que simpaticemos con el personaje, o por el contrario que nos horrorice? Es otro de los puntos de interés que ofrece la película, al igual que otras obras del cineasta, igualmente polémicas y escabrosas.

Por lo tanto, filme absolutamente recomendable para quien no lo haya visto y guste de las historias de psychokillers, en este caso con acento cañí, pero sin nada que envidiar a muestras similares facturadas en los USA en aquellos años. Con un apreciable equilibrio entre lo costumbrista y lo autoral. Conviene prestar especial atención a la inteligente y perturbadora utilización de determinados sonidos y motivos no estrictamente musicales en las secuencias de mayor tensión.

4 comentarios:

ATXEIN dijo...

A mi esta cinta me encanta, uno de los mejores serial killers que ah dado nuestro cine, y no solo de esa època, con una atmòsfera destacable y grandes actuaciones.

Esta la reomendaria para ver junto a Una gota de sangre para seguir amando, del mismo director.. yo me hice la sesiòn doble alguna que otra vez y me lo pase teta¡¡ XDDD

Quimerico Inquilino dijo...

Absolutamente de acuerdo. Para mí la mejor película de su director e la mejor interpretación del otrora soso Vicente Parra.
Recomendable y con un ambiente enfermizo y sórdido más que encomiable.
De nuevo impecable tu comentario, gracias.

Tyla dijo...

Sin duda, de lo mejor de su director. En mi caso, mi preferida de las suyas es "El techo de cristal", tal vez porque su trama me resulta más atractiva. Además, ver a Carmen Sevilla (con lo atractiva que estaba en aquella época) y a Maria Perschy (igualmente espléndida) pasarlas canutas... jeje!

Pero qué duda cabe que "La semana del asesino" también es un filme notable. En realidad toda la etapa setentera de Eloy está más que bien. No hay que olvidar la que mencionaba Atxein y alguna otra como "Nadie oyó gritar".

La abadía de Berzano dijo...

Estoy contigo, Tyla, muy buena película y muy bien contada el descenso a los infiernos de este ser gris al que poco a poco se le van complicando las cosas hasta entrar irremediablemente en una espiral de crimenes.

Por cierto, que la película fue ampliamente censurada en la época, según pare en planos donde la posible homosexualidad del personaje de Parra quedaba al descubierto. Así que no ibas muy desencaminado con tu comentario. ;)