domingo, 13 de abril de 2008

"La caseta del terror", de W. Cooke y P. Talbot


FICHA TÉCNICA:

Título Original: "Freakshow"/ Dirección y guión: William Cooke y Paul Talbot/ Producción: Jeffrey Miller y Paul Talbot/ Montaje: Roger Thomas y Paul Talbot/ Música: Kevin Green y Eric Martin/ Efectos Especiales: Michael R. Smith/ Reparto: Gunnar Hansen, Shannon Michelle Parsons, Brian Kelly, Jeff Jordan, Rand Courtney, Patrick Baxley, David G. Holland, Harrison Sanders, Jennifer Peluso, Gene Aimone, Jasi Cotton Lanier, Michael R. Smith. USA, 1995. Color. 102'

Las películas compuestas de episodios no suelen requerir un nivel de exigencia excesivamente alto. Al menos, a eso nos hemos acostumbrado, a tenor de los resultados que suelen ofrecer este tipo de productos. En ese sentido, situando al primer "Creepshow" seguramente como el punto más alto, muy pocas antologías han alcanzado dicho nivel. Ni acercarse, siquiera. Por supuesto, me refiero al cine más o menos reciente.

Y bueno, "La caseta del terror" no es una excepción. Los artífices del filme, Cooke y Talbot, parecen especializados en dichas recopilaciones, si tenemos en cuenta que otra obra muy similar como "Campfire Tales" también es suya. Ahora bien, si comparamos ambas, la que nos ocupa es un pelín superior.

En primer lugar, tenemos un reclamo casi irresistible, como es el mítico Gunnar (Leatherface) Hansen como Maestro de Ceremonias. Me gustaría saber qué porcentaje de personas que se han acercado a la película, lo han hecho atraídas por esta circunstancia. Con toda seguridad, altísimo. Sin embargo, para nuestra decepción, en este caso el Maestro de Ceremonias aporta muy poca, por no decir casi ninguna sustancia. Se limita a enlazar las cuatro historias que componen el filme, haciendo gala únicamente de su imponente presencia física. En realidad son cinco, los episodios. Y de hecho, el quinto atañe al mencionado anfitrión. Lo que ocurre es que resulta tan anecdótico, que casi no vale la pena ni contabilizarlo. De ahí la queja de que los directores podían haberlo aprovechado mucho más.

En cualquier caso, si vamos al meollo de la cuestión, esto es, a analizar qué dan de sí los segmentos que componen la antología, podríamos decir que aún dentro de la lógica irregularidad de casi toda antología que se precie, no están del todo mal. Hay variedad de temáticas: espiritismo, licantropía, criaturas deformes, vampirismo... En ese sentido, para todos los gustos.


Para quien esto escribe, la mejor es la segunda, la protagonizada por el niño que se va a vivir con una pareja de campesinos que esconden secretos. Se advierte en ella una gran influencia de Stephen King, del mismo modo que en otras de las historias podríamos atisbar rasgos de Clive Barker (en la primera) o de Poe (en la tercera y más floja). Incluso algún rasgo de Lovecraft en la cuarta.

El nivel de truculencia podríamos calificarlo como mediano. Ni peca por exceso, ni por defecto. Y la calidad de los efectos especiales y de maquillaje es aceptable. Por lo menos no hay un abuso de recursos digitales, algo que se agradece, máxime tratándose de un producto facturado en plena década de los noventa.

En todo caso, seguramente lo más negativo que puede decirse de este filme es la falta de "alma" que transmite. Un rasgo muy característico del cine de terror de nivel mainstream que se produce en la actualidad. Especialmente el destinado al mercado videográfico o televisivo. Algo que en tiempos pasados no ocurría, ni siquiera con obras encaradas a un público eminentemente adolescente, como ésta. Y es que a priori en esta película habría suficientes recursos potenciales a nivel argumental, visual, de escenarios, etc. como para dotarla de un estilo mucho más definido y personal. Más llamativo, en definitiva. Pero por desgracia, el tono de telefilme plano permanece a lo largo de los cien minutos que dura el largometraje.

Con los mismos elementos que se manejan aquí, un buen cineasta especializado en el género podría conseguir un resultado muchísimo más brillante. Pero claro, ¿dónde encontramos hoy día un buen cineasta especializado en el género, con lo buscados que están? Sobretodo en Estados Unidos.

Así pues, otra película de terror compuesta por episodios, apta para todo aquel fanático de este estilo de filmes. Que no sea demasiado exigente, eso sí.

5 comentarios:

La abadía de Berzano dijo...

No, no voy a hablar de esta película que no he tenido el gusto (o el disgusto, cualquiera sabe) de ver, si no de reprobarte un comentario... ¿Como que "Creepshow" es la mejor película compuesta por episodios? Vale que es (son, la segunda me encanta casi más que la primera, si te soy sincero), de lo mejorcito del subgénero, pero el primer puesto es para "Doctor Terror" de Freddie Francis... y tu lo sabes. :P

Pd: No se si consciente o inconscientemente, pero también se te ha pasado otro "peaso" película, la inglesa "Al morir la noche", que además de ser grandísima, debe de ser la pionera del género.

Tyla dijo...

Weee... quieto parao!! Cuando hablo de "Creepshow" como la mejor de ese estilo, acto seguido añado: "por supuesto, me refiero al cine más o menos reciente", o algo así.

O sea que estoy hablando del cine de los últimos treinta años. Tanto la de Francis como "Al morir la noche" son bastante anteriores.

La abadía de Berzano dijo...

Tienes razón. Mea culpa. ;)

Tyla dijo...

Jeje... vale. Pero dicho lo cual, también vaya por delante que a mí "Al morir la noche" me decepcionó un poquillo.

El carácter de pionera no se lo quita nadie, pero esperaba muchísimo de ella y, salvo algún momento muy potente, el resto no me acabó de volver loco.

La abadía de Berzano dijo...

Bueno, eso es algo que me suele pasar a mi a menudo con películas que me ponen por las nubes, que luego al verlas, me parecen muy poquita cosa... como por ejemplo, las de Argento que comentabamos el otro día.