viernes, 11 de abril de 2008

"Mother of Tears: The Third Mother", de Dario Argento


FICHA TÉCNICA:

Título Original: "La Terza Madre"/ Dirección: Dario Argento/ Guión: Jace Anderson, Simona Simonetti y D. Argento/ Producción: Claudio Argento, Kirk D'Amico y D. Argento/ Fotografía: Frederic Fasano/ Montaje: Walter Fasano/ Música: Claudio Simonetti/ Efectos Especiales: Sergio Stivaletti/ Reparto: Asia Argento, Christian Solimeno, Adam James, Moran Atias, Valeria Cavalli, Philippe Leroy, Daria Nicolodi, Udo Kier, Jun Ichikawa. Italia-USA, 2007. Color. 97'

¿Quién dijo que madre sólo había una? Eso no es así. Argento tiene tres. Y aunque a ésta ya llevábamos veintitantos años esperándola, al fin ha aparecido. Más vale tarde que nunca. Y siguiendo con los refranes, nunca es tarde si la dicha es... aceptable. Porque no nos engañemos, Argento ya hace bastante que dejó de ser "aquel" Argento. Casi tanto como tiempo ha tardado en aparecer esta Mater Lacrimarum. Salvo contados momentos de inspiración, como "Phenomena" o en alguna medida "El Síndrome de Stendhal", ese cineasta maravilloso y deslumbrante, avanzado discípulo de Mario Bava (parece más hijo suyo que el torpón Lamberto) y a su vez declarada influencia de muchísimos cineastas modernos (incluso fuera del Fantástico), ya ha quedado muy atrás.

Puede decirse que si ha valido la pena esperar tanto, únicamente ha sido para poder ver a Asia Argento protagonizando el filme. Porque resulta un irresistible punto de encanto verla en un personaje así, en el centro de una historia que, eso sí, es sin ninguna duda 100% "argentiana". También lo era la mencionada "El Síndrome de Stendhal", pero al fin y al cabo no estaba tan íntimamente relacionada con la época dorada del cineasta y por tanto no podía tener ese valor añadido.

Lo mejor de "The Mother of Tears" es la trama. Cuando uno ya está bastante cansado y saturado de tramas detectivescas que utilizan el terror como excusa o como mero telón de fondo, es un gustazo asistir a una muestra de típico terror a la italiana, rotundamente sobrenatural y con un acento evidente en la atmósfera. De todas formas, no sería honesto evitar el calificativo de "irregular". En ese sentido, la película casi funciona mejor como cierre de la trilogía, que como obra independiente.
Tras un arranque algo tibio, aunque muy propio y característico del estilo del director, el nudo central cobra energía y en él asistimos a momentos ciertamente potentes. Lástima que en el último tramo y coincidiendo con esa discutible aparición en forma de "angelito de la guarda" de Daria Nicolodi (entrañable presencia, por otro lado) de nuevo la cosa empiece a decaer, para acabar en un desenlace que no termina de dejar buen sabor de boca, por lo precipitado y trivial.

En el haber de Argento, sin embargo, hay el hecho de introducir algunas de las escenas más brutales y sanguinarias de toda su filmografía. No son muchas, pero sí suficientes. Al menos se agradece que no haya perdido la voluntad de impactar. Amén de los mencionados momentos donde el desarrollo engancha de lo lindo y la trama resulta interesante en grado máximo. Por contra, algo tan fundamental como era la utilización de la música en su cine, en este caso está muy por debajo de las expectativas. Lo mismo puede decirse de las interpretaciones, aunque esto es casi un rasgo distintivo de siempre. Especialmente en el caso de los intérpretes masculinos. Diríase que al muy pillín le gusta más trabajar con las actrices que con los actores.

En cuanto a los aspectos técnicos, una fotografía menos arriesgada que en otras ocasiones y tal vez demasiado oscura. Aún así, funciona razonablemente bien. Y los efectos especiales, también correctos, pese a algún "toque" digital que chirría en exceso. Por suerte, la cosa no llega a ser desastrosa.

La pobre Asia, que a día de hoy se ha convertido en una actriz más que correcta, a diferencia de la inexperta "pipiola" que aparecía en "Trauma" hace quince años, hace lo que puede con un personaje que brilla más por las circunstancias que lo rodean, que por su propia entidad. Y otra de las razones para calificar la película de "irregular" viene dada por la diferencia de tono con respecto a "Suspiria" e "Inferno", que si por algo se caracterizaban era por ser las dos películas más descaradamente oníricas de Don Darío. En cambio, en "The Mother of Tears" a la postre acaba habiendo tanta acción como atmósfera, o casi más aún. Lo cual resulta algo decepcionante. Al menos, a juicio de quien esto escribe.

En todo caso, teniendo en cuenta el momento de forma del director, que como ha quedado claro y todo el mundo sabe, no es el mejor, hay que valorar el loable intento de reverdecer glorias pretéritas. ¿Sólo se ha conseguido a medias? Pues bueno, mejor eso que nada. Y si en lugar de comparar la historia de esta Terza Madre con "Rojo oscuro", "Suspiria" o "El pájaro de las plumas de cristal", lo hacemos con "Insomnio", "El jugador" o "El fantasma de la Ópera", pues casi resulta una obra notable. Quien no se conforma, es porque no quiere. Y a Argento hay que mimarle. Siempre.

6 comentarios:

La abadía de Berzano dijo...

Por lo que veo, no te ha parecido tan mala como casi todo el mundo que me ha hablado de ella.

Yo, la verdad, es que no puedo opinar nada, por que aún no la he visto (se agradecería un privado con enlaces y subs :P ), pero con lo poco que me suele gustar Argento, me imagino que mi opinión será más negativa... o positiva, quien sabe, que tal vez viendola con las espectativas más bajas, la disfruto más.

Tyla dijo...

Bueno, ya sabes que con cineastas así de controvertidos, las pasiones se levantan rápidamente. Sus películas se aman o se odian, sin término medio.

Y para mi gusto, ésta precisamente se halla en ese término medio. Es un poco lo que digo al final de la reseña: según con qué otra peli del director la compares, pues eso.

Algún día me has de explicar cómo es eso de que Argento no te hace tilín, ¿eh?

La abadía de Berzano dijo...

Pues no te lo sabría explicar muy bien, pero el caso es que sus películas más famosas, "Suspiria" sobre todo, me parecen muy supravaloradas, tal vez por haberlas visto después de oir hablar muy bien de ellas, y tal vez esperarme más de lo que realmente son. De todas formas, algún día tengo que darle otra oportunidad a sus películas famosas, y verlas de nuevo con "conocmiento de causa".

No se, tal vez es a mi, salvo muy contadas ocasiones, me importa más la narración que la estética, y Argento suele cuidar más lo segundo que lo primero. Pero ya te digo que tampoco es que sea eso siempre, porque Fulci sin embargo si que me gusta.

Pero vamos, para que te hagas una idea, de lo que he visto suyo mi película preferida es "Tenebre", tal vez por que es la más normalita...

Tyla dijo...

Bueh... pues en realidad tiene bastante lógica lo que cuentas.

Las pelis de Argento suelen caracterizarse por ser o descaradamente atmosféricas o por ser descaradamente narrativas. Y cuando se decanta por una de las dos cosas, la otra se resiente bastante. Hay muy pocas que guarden un equilibrio. Seguramente "Tenebre" es una de ellas, pese a que en ese caso el equilibrio se queda un poco a medias.

No sé si has visto "Phenomena", pero yo te la recomendaría. Creo que tiene al mejor Argento. Al "esteta" y también al narrador. Lo mismo puede decirse de "Rojo oscuro". Seguramente son sus dos pelis más equilibradas en ese sentido.

La abadía de Berzano dijo...

Precisamente "Rojo oscuro" y "Phenomena", junto con "Inferno", son sus dos películas consideradas por la gente como "buenas", que me quedan pendientes, pero es que tras ver "Suspiria", que todo el mundo dice que es la mejor, y ver que narrativamente era tan poquita cosa, se me quitaron las ganas.

Pero bueno, como en algunas cosas tenemos gustos similares, te haré caso. A ver si con un poco de suerte me tengo que desdecir... ;)

Abuelo Igor dijo...

A la espera aún de ver la película, me alegra leer una reseña en la que se menciona el respeto que se le debe a Argento y se pone en perspectiva el momento no muy boyante que vive su inspiración. Sobre todo en los blogs estoy harto de leer a chavales de 18 años que se han visto antes de ayer cinco minutos de cada una de sus pelis bajadas del E-Mule y creen que ello les da derecho a cachondearse de Argento en general y de "La terza madre" en particular. Claro que, puesto que mi película favorita de todos los tiempos es "Rojo oscuro", quizá yo no sea la persona más imparcial para hablar del asunto.