sábado, 12 de abril de 2008

"Leviatan", de Claudio Fragasso


FICHA TÉCNICA:

Título Original: "Monster Dog"/ Dirección y guión: Claudio Fragasso/ Producción: Carlos Aured, Clark Tyrrel y Helen Szabo/ Fotografía: José García Galisteo/ Montaje: Antonio José Ochoa/ Música: Grupo Dichotomy/ Efectos Especiales: Carlo De Marchis/ Reparto: Alice Cooper, Victoria Vera, Carlos Santurio, María José Sarsa, Pepita James, Emilio Linder, Ricardo Palacios, Luis Maluenda, Barta Barri y Charly Bravo. España-USA-Puerto Rico, 1984. Color. 79'

O "Monster Dog", de Clyde Anderson, como se quiera. La peli da exactamente el mismo "miedo".

Resulta imposible enfrentarte a esto sin una sonrisa previa. ¿Cómo no hacerlo ante un filme que entre sus intérpretes tiene nada menos que a Alice Cooper, a Victoria Vera o a un tal Charly Bravo (no es coña, se hace llamar así y ha salido en un montón de pelis)? En realidad, todo es una especie de vídeoclip de ochenta minutos, creado para el disfrute de los fans de Cooper. No en vano lo primero que vemos es, literalmente, un vídeoclip de la rockstar estadounidense haciendo gala de su innata gracia para disfrazarse. En el tramo central, hay algún otro, más o menos introducido con calzador. Diríase que es la respuesta a aquel "Thriller" de Landis para mayor gloria de Michael Jackson, pero en plan cutre. Al fin y al cabo, aquí también hay perros-lobo, hombres-lobo, hombres con humor de perros y bueno, de todo un poco. Hasta hombres-oso (sale Ricardo Palacios).

En cuanto a la película en sí, un análisis mínimamente serio serviría para calificarla de despropósito absoluto. Una trama inconexa, que más que avanzar a ráfagas, va dando saltos mortales y lo mismo se centra en un caserón al más puro estilo "historia de casa encantada", como de repente y sin saber cómo, se convierte en un western de pacotilla, en un cambio de tercio tan brusco como incomprensible. Hay más equilibrio y más consistencia argumental en "Padre no hay más que dos" de Ozores o en "Buenas noches, Sr. Monstruo" de Mercero. De ahí que, por su propia estructura, quepa hablar de vídeoclip extendido, a causa de esa libertad que se toma Fragasso para trasladar la acción de un modo tan injustificado y a capricho.


Del aspecto interpretativo, poco cabe decir. Desde luego, aunque a Cooper le vaya cantidad el carácter teatral de la música rock, a tenor de los montajes y espectáculos que siempre han acompañado su carrera, jamás podría ganarse la vida como actor mínimamente serio. Eso sí, a lo largo del filme da la sensación de estárselo pasando en grande. Además, hay detalles francamente hilarantes, como una descaradísima exposición de productos Kellog's en una comida de los personajes, al más puro estilo teleserie hispana. Descaradísima, porque en lugar de enseñar con más o menos disimulo una caja de cereales y punto, te plantan en primer plano una serie de cajitas pequeñas con TODAS las variedades de la marca.

Dicho lo cual, tampoco sería justo olvidar algún pequeño detalle que hace que la peli resulte simpática e incluso disfrutable. Por ejemplo el principio en el que toda la troupe que acompaña a Cooper llega a la población misteriosa, con una niebla bastante sugerente. O los propios efectos especiales y de maquillaje que, contra lo que cabría esperar, resultan bastante buenos. Eso sí, no se sabe muy bien si Vince Fournier (Vince Raven, en el filme) da más miedo transformado en licántropo, o con jersey y camisa. Porque en esta última apariencia aún resulta más chocante, teniendo en cuenta su imagen habitual.

"Nuestra" Victoria Vera tiene un protagonismo bastante destacado en la historia y hace mejor pareja en pantalla con el cantante de lo que puede parecer a simple vista. En esa época estaba muy guapa y Fragasso se ocupa de que su belleza sea debidamente resaltada. Y tampoco podemos obviar el hacer una mención al apartado musical, clave sin duda. Particularmente, hubiese preferido que la película se hubiese hecho en otra época. Porque se da la circunstancia de que esa primera mitad de los ochenta coincidió con el período más flojo de la carrera del artista, de ahí que las canciones que aparecen en la peli representen ese período comercialoide y carente de la garra de los mejores trabajos de Doña Alicia.


El filme es una coproducción entre USA, España y Puerto Rico, en la que participa Carlos Aured, por cierto, con el citado Fragasso como director. El italiano, en uno de sus momentos más prolíficos, tanto detrás de la cámara como en labores de guionista, en las que siempre ha hecho gala del mismo "talento". Y en definitiva, no deja de ser un producto tan exótico como simpático.

1 comentario:

Angelo Bennings dijo...

Si señor. Una película divertidisima y casposa para pasar un rato de risas asegurado y además ...rodada en mi pueblo :)